Una mujer sin importancia

Una mujer sin importancia

misterio


En el verano de 1892 Oscar Wilde escribió Una mujer sin importancia, estrenada con gran éxito en el teatro Haymarket el 19 de abril de 1893. El público, entusiasmado, aplaudió de pie. Esta vez, recordando la mala impresión que había causado la noche del estreno de El abanico de lady Windermere, el autor se incorporó en su p alco y anunció hurmorísticamente: Damas y caballeros, lamento informarles que Oscar Wilde no se encuentra en esta sala.
En casa de Lady Husntanton coinciden como invitados el rico y vividor Lord Illingworth y el joven Gerald Arbuthnot, protegido de la anfitriona. Illingworth ofrece trabajo como su secretario particular a Gerald, quien se ha enamorado de la joven norteamericana Esther Worsley.

Sobre el autor

Oscar Wilde tuvo una infancia tranquila y sin sobresaltos. Mostró su inteligencia desde edad temprana al adquirir fluidez en el francés y el alemán. Estudió en la Portora Royal School de Euniskillen, en el Trinity College de Dublín y, posteriormente, en el Magdalen College de Oxford, centro en el que permaneció entre 1874 y 1878 y en el cual recibió el Premio Newdigate de poesía, que gozaba de gran prestigio en la época.

Como un portavoz del esteticismo realizó varias actividades literarias; publicó un libro de poemas, dio conferencias en Estados Unidos y Canadá sobre el Renacimiento inglés y después regresó a Londres, donde trabajó prolíficamente como periodista. Conocido por su ingenio mordaz, su vestir extravagante y su brillante conversación, Wilde se convirtió en una de las mayores personalidades de su tiempo.

En 1884 contrajo matrimonio con Constance Lloyd, que le dio dos hijos: Cyril, que nació en junio de 1885, y Vyvyan, nacido en noviembre de 1886.

Entre 1887 y 1889 editó una revista femenina, Woman’s World, y en 1888 publicó un libro de cuentos, El príncipe feliz, cuya buena acogida motivó la publicación, en 1891, de varias de sus obras, entre ellas El crimen de lord Arthur Saville.

El éxito de Wilde se basaba en el ingenio punzante y epigramático que derrochaba en sus obras, dedicadas casi siempre a fustigar las hipocresías de sus contemporáneos.

Éxito que fue empañado por el escándalo. Oscar Wilde era amigo de lord Alfred Douglas y el padre de éste sospechaba que ambos mantenían un affair. Y confrontó a Wilde enviándole una carta. Wilde, animado por su amigo e hijo del denunciante, lo denunció a su vez por calumnias y esgrimiendo la amoralidad del arte como defensa. Finalmente, el noveno marqués de Queensberry quedó libre y Wilde se enfrentó a un segundo juicio en mayo de 1895, en el que se le acusó de sodomía y de grave incidencia, y por el que fue condenado a dos años de trabajos forzados.

Las numerosas presiones y peticiones de clemencia efectuadas desde sectores progresistas y desde varios de los más importantes círculos literarios europeos no fueron escuchadas y el escritor se vio obligado a cumplir por entero la pena. Enviado a Wandsworth y Reading, donde redactó la posteriormente aclamada Balada de la cárcel de Reading, la sentencia supuso la pérdida de todo aquello que había conseguido durante sus años de gloria.

Su matrimonio sucumbió a consecuencia de la desvergüenza por el proceso de Wilde. Tras el encarcelamiento de Wilde, Constance cambió su apellido y el de sus hijos a Holland para desvincularse del escándalo, aunque nunca se divorció de Wilde, quien también fue obligado a renunciar a la patria potestad de sus hijos.

Cuando recuperó su libertad, cambió de nombre y apellido (adoptó los de Sebastian Melmoth) y emigró a París, donde permaneció hasta su muerte. Sus últimos años de vida se caracterizaron por la fragilidad económica, sus quebrantos de salud, los problemas derivados de su afición a la bebida y un acercamiento de última hora al catolicismo. Sólo póstumamente sus obras volvieron a representarse y a editarse.


Descarga

Género: Teatro | Autor: Oscar Wilde Costo: GRATIS

boton-descargar-libro-digital

boton-descargar-libro-digital1